18 de mayo de 2007

Pancho Ñato

Fuente: Museo Tradiciones y Leyendas del Coronel Joaquín de Arechavala.

Se llamaba Francisco Juárez, nació en el municipio del Tololar, Departamento de León. Fue un hombre ágil, muy astuto de unos cinco pies de altura, tenía dos caballos; un blanco y un negro, este era el que siempre montaba, se llamaba Saltarín.

Pancho era un hombre bandido, le gustaba burlar a la gente, a veces mataba por defenderse o para ganar dinero, por eso muchas personas le temían, también era respetuoso con las mujeres, nunca se escuchó decir que le hizo daño a alguna, además fue bondadoso con los pobres, si tenía, les ayudaba.

Lo seguía la Guardia pero nunca lo atrapaba, hasta escapaba de la balaceras, dicen que tenía espíritus que lo protegían. Incluso cuando la Guardia lo seguía él se transformaba en algo que estuviera cerca, una vez se arrimó a un cerco y se convirtió en un poste, otra vez fue en su casa, se colgó del techo y se convirtió en una cabeza de guineos, cuando la Guardia entró no lo halló pero sí a los guineos y los arrancaron y se fueron, cuando Pancho volvió en si, estaba completamente desnudo.

Para ejecutar su muerte tuvieron que mentirle, la Guardia procedió a atraparlo por orden de Nolazco Ramiro y se lo llevaron preso al Fortín, ahí mismo le dieron muerte. Esto sucedió como para el año de 1950.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada