6 de junio de 2012

El disimulo


Félix Navarrete

Cuando pasés por la caseta donde está el guardia, pasá silbando, así no sospechará nada. Así le habían dicho al hombre. Llevaba en sus bolsillos informes secretos de la revolución. Llevaba cartas, documentos y mapas, dirigidas a su comandante. Aquella noche la luna brillaba duro, rebotaba contra el follaje y las copas de los arboles. La vereda estrecha, como un fino cuchillo de plata, se extendía antes los ojos del hombre hasta hundirse en la lejana negrura de la noche. Cuando pasó frente a la caseta del guardia, éste lo detuvo.

-Vas a pasar preso. . . le dijo el guardia, haciendo un ademán con el rifle.

-Idiay... y yo porqué ? le preguntó sorprendido el hombre.

-Pues... porque vas silbando -le respondió malicioso el guardia. Aquella noche la luna brillaba duro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada