2 de mayo de 2007

Muertos o Aparecidos

(Tomado de “ el muerto o aparecido” de Enrique Peña Hernández: folklor de Nicaragua. Editorial Unión, Masaya, 1968)

Otro dolor de cabeza de los tunantes de Monimbò es el muerto o aparecido. Encontrar los tunantes el muertos es cosa tan frecuente como encontrar las ceguas. Sin embargo, aquel es mas temido y causa mas pánico que éstas.

En la oscuridad de la noche el tunante advierte cruzado en el camino o callejuelas del barrio, un bulto blanco. Inmediatamente se apodera del trasnochador, un miedo terrible, una especie de calambre; y no puede retroceder.

El aspecto del bulto es vaporoso.
El indio, repuesto de la primera impresión, echa mano a su cutacha de cruz; y, si lleva prisa, avanza rápidamente y la pasa metiendo de punta en la cabeza inconsistente del muerto. Rápidamente, éste desaparece, como por ensalmo; y se oye el ruido de un mosquetero alborotado.

Si el tunante no lleva prisa, se acerca despacio al bulto acostado, le clava la cutacha en la cabeza y comienza de inmediato a rezar sus oraciones que, aunque as lleva en el bolsillo, s las sabe de memoria. A medida que va rezando, el bulto vaporoso va tomando consistencia y solidez, hasta quedar convertido en un ser humano hecho y derecho, varón, lleno de vida.

Cuando esto sucede, cuando se efectúo la cogida del muerto, el tunante se va para su choza; y el ex -muerto se llena de tristeza y de pena. Y pasa así varios días, hasta que se muere de veras. Murió de pena, dicen todos los vecinos.

Eso sí, el ex muerto es desconocido para toda la gente del barrio. Le prodigan atenciones, lo asisten y lo entierran, pero por espíritu de caridad. Nada más.

Muchos creen que hay ciertos hombres que tienen el poder de vomitar su alma, para convertirse en fantasmas. Otros sostienen que beben algún “brebaje” o “preparación” para poderse convertir.

El objetivo de muertos o aparecidos es el de ejercer venganza o daños por rivalidades amorosas, envidias, o disputas por intereses. Pues si el tunante espiado no anda prevenido queda peor que jugado ‘e cegua: amanece muerto, con huellas moradas en el cuello y demás partes del cuerpo....

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada