7 de mayo de 2010

La cieguita

Mercedes Gordillo

Los sábados íbamos al Parque Central, me llevaba mi papá a darle de comer a las tortugas. Los muchachos del colegio les tiraban piedras, ese día ellos estaban allí. Una tortuga ciega sintió una pedrada en su concha, pero yo la llamé por su nombre.

– Cieguita, Cieguita le dije, me oyó y se vino caminando, salió de la pila y despacito me siguió hasta mi casa.

Han pasado años, ya tengo 15. La Cieguita todavía vive aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada